jueves, 3 de noviembre de 2011

Las evolución del paro es muy preocupante, pero no sólo en España.

Los desempleados, según las listas de paro  a octubre de 2011 ascienden a 4.360.926  .


El mes de octubre es segundo peor mes de la crisis, sólo superado por el octubre de 2008 cuándo la quiebra de Lehman  Brothers. En un mes, ha subido en 134.182 personas.
Con estas cifras de paro que tenemos es evidente que todos tenemos que estar preocupados, esta noche arranca la campaña electoral, y nadie va a dar una solución al problema del paro, porqué este sistema no la tiene. En los últimos 50 años, el sector servicios absorbía los trabajos perdidos en la agricultura y la fabricación. 
Alliance Capital hizo un estudio de las 20 mayores economías del mundo, en el período 1995-2002, se perdieron 31 millones de empleos manufactureros, mientras que la producción aumentó al 30 %. En España, la mayor empresa por capitalización y empleo, Telefónica, ha aprobado un ERE, recientemente que costea totalmente la compañía, para reducir su plantilla en 6500 puestos de trabajo y eso se supone que va aumentar la productividad de los empleados; los bonus de los directivos y los beneficios de los accionistas, por tanto de la compañía. Que ocurre, que de esos que tienen la suerte de tener empleo serán menos a repartir y las diferencias redistributivas serán mayores.
 Hemos llegado a un punto de no retorno, en el que el aumento de la productividad y ganancias está vinculado a la baja del empleo. Los políticos que nos gobiernan siguiendo a los economistas neoclásicos se empeñan en que la solución está en el crecimiento y por ahí se ha agotado. Podría ser más interesante repartir los trabajos existentes de forma conjunta con las rentas que de ellos se derivan, de modo que los horarios de trabajo se reduzcan y puedan trabajar más gente y al mismo tiempo esos -que ganan tanto- puedan gastar más y tener más ocio, reactivando un consumo que parados -sin rentas- no pueden hacerlo.

El principal problema es el paro de larga duración, el de aquellos que llevan más de un año desempleados. Si pensamos que se ha duplicado en España entre 2008 y 2010, hasta representar el 45% del total del desempleo. Pero en Estados Unidos se ha triplicado,  pasando del 10,5% de 2008 al 29% en 2010.
  Sólo Alemania ha conseguido reducir el paro de larga duración de manera considerable entre 2008 y 2010, desde el 52,6% al 47,4%, según datos difundidos por el Instituto de Estudios Económicos (IEE) a partir de los registros de la OCDE.
   La media del paro de larga duración en la OCDE en 2010 fue del 32,4%, frente al 25,5% de 2008, razón por lo que la organización ha alertado a los gobiernos de la necesidad urgente de atajar el fuerte incremento que está experimentado este tipo de paro.
   Con todo en España nos encontramos con que no  es el país de la OCDE con más paro de larga duración, aunque la cifra sea considerable. El país con más paro de  larga duración es  Eslovaquia, donde casi seis de cada diez desempleados llevan más de un año en el paro. En Portugal y Hungría, más de la mitad de los parados lo son de larga duración, mientras que Irlanda, Bélgica, Italia, Alemania, Estonia, España, Grecia, República Checa, Eslovenia y Francia se mueven en porcentajes de entre el 40% y el 49%.
   Algo por encima de la media de la OCDE (32,4%) se encuentran Japón (37,6%), Suiza (34,3%) y Reino Unido (32,6%), mientras que entre el 22% y el 29% se encuentran Estados Unidos, Turquía, Países Bajos, Polonia, Austria, Finlandia e Israel.   También por encima de los dos dígitos se sitúan Dinamarca (19,1%), Australia (18,5%), Suecia (16,6%) y Canadá (12%). Las menores cifras de paro de larga duración dentro de la OCDE las registran Noruega (9,5%), Nueva Zelanda (9%), México (2,4%) y Corea (0,3%).

¿No se dan cuenta, nuestros dirigentes, de que estamos en un sistema obsoleto y que sólo un cambio innovador puede sacarnos del atolladero?

miércoles, 12 de octubre de 2011

LAS CORPORACIONES GOBIERNAN EL MUNDO



El dinero ha sido superado por la especulación. El sistema monetario no es más que un juego y tiene pocos fundamentos en la realidad. El trabajo cada vez está más relegado y el dinero se ha sometido a la virtualidad es decir que hace años si trabajabas más, ganabas más dinero; hoy si engañas y especulas ganas mucho más y te haces mucho más poderoso en un mundo virtual, de esta forma si el sistema te permite ganar más apostando... para que vas a trabajar.
 
Lo que no alcanzo a razonar, es a partir de que momento es decir desde cuándo se ha oficializado que las relaciones monetarias de los que juegan con derivados, que son principalmente corporaciones financieras americanas, nos puedan y nos tengan afectar a todos los ciudadanos de todo el mundo y que los gobiernos de los estados nos trasladen sus pesadillas a todos los demás.



Sólo con explicaciones del tipo que dio el tal Rastani (al parecer falso agente de bolsa o lo que sea que fuere) se puede entender esto.



Por otra parte, el banco estadounidense Goldman Sachs, es uno de las referentes corporaciones financieras a ambos lados del Atlántico. Entre otras operaciones propiamente financieras de inversión y comerciales la entidad publica previsiones macroeconómicas para Europa y habla de recesión e inflación al alza, lo que en términos económicos se conoce como "estanflación". Las tensiones financieras en los mercados, tendrá una especial incidencia en los países con más problemas de déficit como España e Italia, que volverán a sufrir. Goldman también incluye en este grupo de los países que recaerán a Alemania, Francia y Holanda. Con este panorama que describe persigue que el Banco Central Europeo borre las subidas en los tipos de interés aplicadas últimamente con descensos que aplicará el nuevo presidente del BCE, en definitiva gobernar la política monetaria de la UE .


Podemos admitir que lo importante es el mensaje y que quizás no importe el mensajero, quizás sea mucho más cierto de lo que pensamos que las corporaciones gobiernan el mundo.


Un ejemplo de que en España también, el ministro de "las corporaciones y la competitividad"


El ministro nombrado por el Sr. Presidente Rajoy D. Luis De Guindos, ex-Lehman Brothers, madrileño nacido en 1960, es un fiel servidor de "las corporaciones", premio extraordinario de fin de carrera de Ciencias Económicas y Empresariales por el Colegio Universitario de Estudios Financieros de Madrid, técnico comercial y economista del Estado con el número uno de su promoción. De Lehman pasó a la entidad que se encargó de liquidarla en este país: la consultora Pricewaterhouse Coopers, y hasta la fecha de su nombramiento era consejero en Endesa. De Guindos también ex-secretario de Estado de Economía con Rodrigo Rato (quien actualmente se sienta al frente de Bankia) y con José María Aznar, (asesor consejero de directivos de la empresa eléctrica), corporación nido de los populares (Martin Villa, Manuel Pizarro, Aznar, Botella,...) y ahora sólo parcialmente en sus manos, por los italianos.

Luis de Guindos, trabajó para la filial en España del gigante que arrastró a la economía mundial con su quiebra,  cómo buen economista predijo en junio de 2008 que lo que sucediera con la matriz, por sus errores con las hipotecas, no tendría repercusión en España, una buena predicción si no se hubiera encontrado, meses después echando el cierre. Este señor, será el encargado de gestionar la cartera más delicada del Gobierno. La cartera de la ECONOMIA -CORPORACIONES- Y COMPETITIVIDAD; con su grata experiencia y su vida laboral o mejor “corporacional” en algún momento volverá la mirada a la banca de inversión o allí dónde le mande "la corporación".



Un ministro para olvidarse de la sostenibilidad y preocuparse de la competitividad y como muestra su principal receta, cualquiera que sea la medida a tomar, lo importante es que se reduzcan los costes salariales de las empresas-corporaciones,  que eso aumentará SU COMPETIVIDAD.





martes, 9 de agosto de 2011

Nuevo reparto de poderes a nivel mundial.

Los mercados responden muchas veces a las expectativas de un modo irracional. De la misma forma que se producen burbujas financieras, que incrementan de modo incoherente el valor de los activos; se producen situaciones de pánico en las que existiendo los mismos activos se infravaloran.
Pero, la situación correctiva actual, que estamos viviendo, responde a una evidencia y la consideración de la situación de fuerza de las monedas existentes en los mercados financieros  a nivel mundial, provocada por el despertar de las economías emergentes.
Ayer mi móvil dejo de funcionar, la compañía telefónica española, con la que tengo el contrato, me dijo que no podía hacer nada para repararlo, sólo pudieron cambiarlo por otro modelo igual; no supieron decirme nada sobre el fallo tecnológico. La compañía que monta los componentes del móvil, es india y los principales componentes montados son de origen chino; la que compañía -que dice- que los fábrica es finlandesa, es una empresa transnacional y es el segundo fabricante de teléfonos móviles del mundo, además de una de las principales empresas del sector de las telecomunicaciones. Con sede en Keilaniemi de Espoo (Finlandia). Pero en realidad es sólo una marca, y allí está la sede.
Esto pasa a nivel mundial con muchísimos productos que utilizamos a diario. Las patentes y las marcas pueden ser USA o Europa o Japón, pero las producciones están, cada día más, en CHINA, INDIA, BRASIL, RUSIA... los denominados países BRIC. Consecuentemente el dinero se mueve hacia esos países porque en definitiva allí las corporaciones mundiales obtienen más rentabilidad y "occidente" tiene en esta nueva situación que pagar más por la deuda que ha contraído y contrae para mantener su bienestar social y su calidad de vida.
Estamos viviendo, dentro de la globalización económica sustentada en pactos internacionales neoliberales y que caracteriza el mundo comercialmente, un nuevo reparto de poderes. No es casual que el Real Madrid haga gran parte de su pretemporada en CHINA.
• Sin embargo y a pesar la importancia de la modificación de la estructura financiera y monetaria mundial y el cambio previsible de la hegemonía del dólar, por otra moneda; creo que eso, no va a solucionar para nada, (seguirá manteniéndose el sistema monetario) el problema de esta gran depresión, que empieza a vivir occidente (USA, EUROPA y Japón) y que se trasladará tarde o temprano a los países emergentes pues es Occidente quien compra sus productos. Existen tres factores más relevantes:


1º- El cambio de gestores del sistema. Si dejamos que los gestores de las nuevas estructuras financieras sean los mismos que nos llevaron a esta crisis, -como está pasando en la actualidad, que lo son - volveremos a la misma situación una y otra vez. Es necesario depurar responsabilidades y que los culpables penen su culpa. De los responsables y gestores de la actual crisis algo nos dice la película Inside job.

Ya cuándo en el siglo XIX, Marx estaba envejeciendo y el capitalismo estaba entrando en una primera época de transición, en el capítulo XXIII del tercer tomo de El Capital, comprendió que un nuevo estrato social estaba surgiendo,-los gerentes de las sociedades anónimas—: “Ya no son los capitalistas industriales, sino los gerentes industriales quienes constituyen el alma de nuestro sistema industrial”. En la actualidad, aquéllos, que aquél eminente economista mencionaba, son los numerosos ejecutivos y políticos de las corporaciones e instituciones multinacionales que han sido y son responsables de delitos espectaculares y que salen indemnes de todo tipo de situaciones: mientras esto siga así, no habrá cambio de la economía estatal o global, bueno.

2º.- Todo sistema que no parta del principio de que -los RECURSOS SON LIMITADOS-, estará abocado al fracaso social y a generar siempre déficit estructural real, ello se reflejará tarde o temprano en la situación económico y social de las naciones y del planeta. La “sostenibilidad” es necesaria, pero se trata de cuestionar si “el crecimiento” y aquella posibilidad pueden darse al mismo tiempo y quizás que sólo el DECRECIMIENTO -como modelo económico- puede sacarnos de esta situación.

3º.- La cuestión social debe prevalecer sobre la monetaria y la comercial.

En el documento del link del titulo, se hace una aproximación al problema que supone la globalización social, de forma exhautiva y bastante bien enfocada, al menos teóricamente, la dificultad, como los propios autores del informe reconocen es llevarlo a la práctica.


domingo, 3 de julio de 2011

Las relaciones financieras internacionales están globalizadas ¿y las políticas sociales?

Las relaciones entre los estados en el comercio mudial y el mercado financiero, están bastante globalizadas; no ocurre lo mismo con las derivadas del respeto a los derechos humanos y las políticas sociales.

En Economía las mismas hipótesis de partida, pueden conducirnos a conclusiones diferentes y como esta disciplina, no es por naturaleza una ciencia experimental inmediatamente contrastable, como puede serlo la Física o la Química, igual vale lo previsto por un ilustrado como lo que haga su contrario.

Creo que gran parte del fundamento de toda esta situación crítica de los países periféricos de la Unión Europea, está en que los gobiernos nacionales se han desvinculado de sus electores y no representan la voluntad de los pueblos, sino que hacen gestiones para no perjudicar los intereses de los capitales internacionalizados y con ello, lógicamente, los de "las clases" que los tienen, independientemente de su nacionalidad, porque el mercado de capitales en el que nos desenvolvemos es global.

Lo que no se da en la misma medida en estos tratados y negociaciones que sustentan las relaciones internacionales, es que países ricos ayuden a los pobres, para proteger sus sectores exportadores ni los empleos vinculados, ni las condiciones y prestaciones sociales.

Existe ciertamente la cleptocracia financiera, pero no son sólo los bancos de los países ricos, con sus préstamos y sus inversiones en riesgo, los que se están beneficiando de las ayudas, sino sus accionistas -que también pueden ser griegos, españoles, portugueses e irlandeses- y especialmente los ejecutivos y los políticos europeos e internacionales que viven de la gestión de estas crisis, por ellos mismos generadas. Los pueblos padecen la solidaridad derivada de la unidad de acción monetaria, de mercado y financiera, pero esta solidaridad económico financiera no tiene su equivalente en tratados de políticas fiscales y sociales, en las relaciones comunitarias e internacionales.

Para estas naciones en crisis financiera, la salida del euro podría ser una solución y al mismo tiempo no serlo, la cuestión relevante sería: ¿a quién beneficiaría o perjudicaría socialmente?

Los países periféricos han perdido autonomía en favor de los estados centrales dominantes.

Los miembros de las instituciones democráticas: griegas, irlandesas, portuguesas, españolas..., se han sometido, a la hora de tomar sus decisiones, a los dictados que han sido enunciados desde las instituciones europeas Unión Europea (UE) Banco Central Europeo (BCE) o internacionales Fondo Monetario Internacional (FMI) o Banco Mundial (BM), que a su vez recogen las indicaciones de los representantes en dichas instituciones, de los países más poderosos: EE. UU, Gran Bretaña, Alemania y Francia.

Un poco de Historia:

Toda esta problemática crítica, la estamos viviendo desde el año 2007 -fecha de la quiebra de la primera gran entidad financiera, Lehman Brothers, seriamente afectada por la crisis provocada por los créditos subprime, tanto que termina declarándose en bancarrota.

Históricamente el problema, ya surge de las relaciones instituidas entre las naciones, tras los acuerdos de Bretton Woods para mantener el sistema capitalista y las economías de mercado como base de relaciones sociales y económicas internacionales. El sector financiero internacional y los sistemas nacionales de los países que participan en los organismos internacionales, se encuentran fuertemente interrelacionados y en conjunto controlan la evolución de las deudas de los estados. Son el corazón del sistema capitalista, organizan la distribución de capital y salvaguardan los intereses de las clases privilegiadas o dominantes, en las relaciones con las demás clases sociales, y por eso tiene tanta relevancia para las naciones, mantener su estatus dentro de los mismos y en su gobierno.

Previos a los acuerdos Bretton Woods, se había debatido dos propuestas distintas, una británica que fue elaborada por el economista John Maynard Keynes y la estadounidense por Harry Dexter White.

Keynes se apoyaba en la creación de un órgano internacional de compensación, el International Clearing Union, que sería capaz de emitir una moneda internacional (Bancor) vinculada a las divisas fuertes y canjeable en moneda local por medio de un cambio fijo. A través de la ICU los países con excedentes financiarían a los países deficitarios, vía una transferencia de sus excedentes, de esta manera se tendría la ventaja de hacer crecer la demanda mundial y de evitar la deflación, lo que finalmente sería beneficioso para todos los países. Lo relevante de esta propuesta era que los países acreedores y los deudores estarían obligados a mantener una balanza comercial equilibrada y, en caso de incumplimiento, a pagar intereses sobre la diferencia; de los gobiernos dependerían las medidas para mantener una cuenta cero. El plan era ecuánime, los intereses comerciales más poderosos no podrían distorsionar la balanza comercial y los ciudadanos de un país cuyo sector productivo fuera fuerte no perderían los resultados materiales de sus esfuerzos por causa de una exportación ininterrumpida de los productos.

El plan no convencía a los EE.UU. que al final de la guerra poseía el 80% de las reservas mundiales de oro, era un país fuertemente acreedor y no quería estar obligado a gastar su superávit comercial en los países deudores, por lo que no convenía a sus intereses. Aprovechando su mayor influencia política y la situación vulnerable de sus aliados británicos, necesitados de financiación americana para superar la guerra presionó para que el plan de Keynes, fuera rechazado.



Estados Unidos manejó la determinación de las cuotas de los países miembros del Fondo, siendo este asunto, capital para el gobierno del Fondo, porque la cuota determina el poder de votación y control. Además se estableció un complejo sistema de cálculos económico-matemáticos que daban la apariencia de legitimidad a las asignaciones ya determinadas previamente por Estados Unidos.



Sobre un capital total de 8.800 millones de USD, a EE.UU. le correspondería una cuota de 2.740 millones (equivalente al 31,1 %), al Reino Unido 1.300 millones (14,8 %), la Unión Soviética 1.200 (13,6 %), China 550 (6,3%) y Francia 450 (5,1%), para los cinco primeros. Una vez asegurado el control de las cuotas, fue fácil para EEUU establecer la sede del BM y el FMI en su territorio. Gran Bretaña, perdió la batalla para que al menos una de ellas se estableciera en Europa, pero no tuvo éxito. (Keynes al ver la enorme influencia que iba a tener EEUU en estas instituciones, también intentó, en vano, que los directores ejecutivos del Fondo fueran funcionarios de tiempo parcial subordinados a bancos centrales nacionales, de manera que muchas decisiones fueran ajenas a ciudadanos estadounidenses.



El principal objetivo del sistema financiero, fue poner en marcha un Nuevo Orden Económico Internacional, dando estabilidad a las transacciones comerciales a través de un sistema monetario internacional, con tipo de cambio sólido y estable fundado en la paridad oro y dólar. Se adoptó el patrón oro-divisas, en el que EE.UU. debía mantener el precio del oro en 35,00 dólares por onza y se le concedió la facultad de cambiar dólares por oro a ese precio sin restricciones ni limitaciones. Al mantenerse fijo el precio de una moneda (el dólar), los demás países deberían fijar el precio de sus monedas en relación con aquella, y de ser necesario, intervenir dentro de los mercados cambiarios con el fin de mantener los tipos de cambio dentro de una banda de fluctuación del 1%.

A partir de Bretton Woods, cuando los países tienen déficits en su balanza de pagos, deben financiarlos a través de las reservas internacionales o mediante el otorgamiento de préstamos que concede el Fondo Monetario Internacional. Para eso fue creado. Para tener acceso a esos préstamos los países deben acordar sus políticas económicas con el FMI. Los préstamos que cada país solicitaba al FMI sólo podían ser destinados a cubrir los déficits temporales de balanza de pagos, y se le daba a cada país deudor un plazo de pago de tres a cinco años. De ser necesaria cualquier asistencia a largo plazo, la misma debía ser solicitada al Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento, la Asociación Internacional de Fomento o la Corporación Financiera Internacional.

En las reuniones de Bretton Woods se consideró también la necesidad de crear un tercer organismo económico mundial, que iba a denominarse Organización Internacional de Comercio. Finalmente no se constituyó porque EEUU no llegó a manifestar el consentimiento al acuerdo. Para sustituir esa necesidad, en 1948 se firmó el Acuerdo General de Aranceles y Comercio (GATT), que posteriormente absorbió la Organización Mundial de Comercio (OMC).



Quiebra del sistema de Bretton Woods

Con la Guerra de Vietnam, el sistema comenzó a tambalearse. Estados Unidos enviaba al exterior miles de millones de dólares para financiar la guerra y en 1971 el país tuvo un déficit comercial por primera vez en el siglo XX. Los países europeos comenzaron a cambiar los dólares sobrevalorados por marcos alemanes y por oro. Así, Francia y Gran Bretaña demandaron a EE.UU. la conversión de sus excedentes de dólares en oro. Por tanto, las reservas de Fort Knox, donde está depositado el oro de Estados Unidos, se redujeron considerablemente.

Finalmente, el presidente Richard Nixon impidió las conversiones del dólar y lo devaluó (para hacer que las exportaciones estadounidenses fuesen más baratas y aliviar el desequilibrio comercial). Asimismo, Nixon impuso un arancel temporal de 10% y tuvo éxito en forzar a estos países a revalorizar su moneda, pero no en crear un nuevo sistema de tipos cambiarios estables. Desde ese momento, el valor de las monedas empezó a fluctuar.

En la actualidad: las instituciones internacionales salvaguardan los intercambios internacionales, pero no existen consideraciones sociales en su funcionamiento.

Si las instituciones a las que pertenecen los pueblos: español, griego, alemán... tuvieran un carácter más solidario y con mayor transcendencia política y social que -de mercado, monetaria y de comercio - los problemas de los países que formasen parte de estas instituciones serían tratados de una forma más humana y racional, de cómo se están tratando. El FMI protege las operaciones del comercio internacional, la UE trata de proteger esencialmente el mercado europeo, pero ninguna de estas instituciones se preocupa de lo que le ocurra a los irlandeses, portugueses, griegos, españoles,… por que se vean inmersos en crisis financieras derivadas de los intercambios desiguales entre naciones, por los engaños inmobiliarios o por el enriquecimiento injusto de sus clases privilegiadas (Hay griegos, españoles,... cada vez más ricos).

La “cleptocracia financiera” es resultado de la configuración de las relaciones y tratados internacionales basados en el Neoliberalismo económico y/o el capitalismo global, no es una entelequia. Pero el pueblo griego es una realidad social de trabajadores, funcionarios y desempleados. Una realidad a la que las instituciones europeas e internacionales a las que pertenece, así corporativizadas nunca van a ayudar socialmente, entre otras razones, porque esas instituciones no fueron creadas para ello.

Son instituciones que se basan en crecimientos ilimitados de las economías nacionales, sin considerar la finitud de los bienes, no se preocupan de un -mejor reparto- de los bienes y productos entre los hombres y los pueblos de las naciones que hablamos.

Y todas estas instituciones están gobernadas por ejecutivos, capitalistas y políticos de varias nacionalidades, pero generalmente cortados por un mismo patrón tecnocrático, burocrático y corporativista;  que hace que realmente se despreocupen de lo que pasa con los pueblos de dónde proceden.

Es el fundamento en sí mismo de las instituciones a las que pertenecen los pueblos: español, griego, portugués, irlandés,..., el que permite la existencia de intercambios internacionales desiguales y lo que está detrás de las decisiones poco acertadas de estas instituciones, que no ocurriría si éstas tuvieran un carácter más solidario y con mayor transcendencia política y social que mercantil y monetaria. Al menos los problemas de serían tratados de una forma más humana y racional.



viernes, 24 de junio de 2011

SPANISH REVOLUTION

¿Es "democracia real ya" una revolución?

Cuando el movimiento del 15 M, nos dice que buscan una revolución pacífica están utilizando un oxímoron, es decir una combinación en una misma estructura sintáctica de dos palabras o expresiones de significado opuesto, que originan un nuevo sentido, dos términos antagónicos en un mismo contexto.

Dice la Real Academia de la Lengua Española que revolución es un cambio violento en las instituciones políticas, económicas o sociales de una nación. Por este motivo es utópica una revolución pacifista encaminada a mantener la paz.

Y esto es así por que cuando se da una revolución es porque la paz, en puridad, no existe, está alterada por situaciones de opresión e injusticia como las que ahora se manifiestan en la graciosamente denominada “Spanish revolution” por una convención, a mi modo de ver, desafortunado de la prensa internacional, que recuerda aquel lastimoso “spain is diferent” penoso y denostado lema del franquismo rancio de antaño.

Sin embargo, el economista notable, catedrático de la Universidad de Santiago, Xose Manuel Beiras, ve en este movimiento, un foco revolucionario consecuente con las injusticias provocadas por la sociedad actual y concede al mismo la posibilidad de la trascendencia y el germen de posible proyecto revolucionario, especialmente por la juventud de los movilizados.

Yo entiendo que, los cambios revolucionarios, además de radicales y profundos, han de percibirse como súbitos y violentos, como una ruptura del orden establecido o una discontinuidad evidente con el estado anterior de las cosas, que afecte de forma contundente a las estructuras sociales y económicas, por eso casi siempre tienen que ser a través de actos violentos para producir algún efecto. Una revolución no tendría sentido sino tuviese un proyecto o un plan establecido para el futuro. Para que triunfe, ha de conseguir la ruptura de la estructura anterior, si no es así, debería hablarse mejor de una movilización de una transición o de una crisis y si lo que falta es su carácter trascendental, debería hablarse mejor de una revuelta.


Los movimientos revolucionarios son consecuencia de procesos socioeconómicos e históricos y de construcciones colectivas, para que una revolución exista es necesario que existan razones para la unión de intereses comunes en un proyecto de sociedad o utopía, frente al establecimiento viejo de poderes desfasados. La revolución siempre se efectúa con el propósito de combatir injusticias, y como existen diferentes injusticias también existen diferentes intereses y agrupaciones de los mismos para aplicar la voluntad del cambio del estado de las cosas.

La indignación real.

Es estado actual de las cosas a cambiar, es que se debe reducir el poder de los ejecutivos, la clase dominante del sistema social actual.

Los ejecutivos son colocados por los grandes capitalistas en sus empresas, delegando en ellos la función de control y gestión para rentabilizar el capital. La cuestión es que el tiempo y especialmente el neoliberalismo económico favorecido por instituciones supranacionales y estados occidentales, les ha hecho dueños de las empresas y son más poderosos que los capitalistas de antaño. Los consejos de administración reparten los cargos ejecutivos entre hombres de su confianza y están al mismo tiempo compuestos por los propios ejecutivos. A todo esto hay que unir que los cargos, que antaño fueron políticos de mayor o menor relevancia, terminan siendo miembros de los consejos de administración, de las sociedades que ayudaron en su etapa administrativa. De este modo, los que controlan el capital y las corporaciones que a su vez controlan los gobiernos de los estados, son siempre los mismos: capitalistas, ejecutivos y políticos. Ellos se suben o se bajan los sueldos, aumentando o no, lo que paralelamente perciben como beneficios. Al final los que pagan son: los trabajadores, funcionarios, consumidores y usuarios y cuando se aprieta por la crisis, hasta los desempleados que quedan sin desempleo y los pensionistas que ven como recortan sus pensiones. Pero aquellos que generan las burbujas inmobiliarias que venden a su hermano y su alma al diablo para medrar como ejecutivos si hace falta, que son capaces de poner en la calle a cientos, a miles de antiguos trabajadores -generadores de generosas plusvalías- aquellos nunca se recortan los sueldos y beneficios.

Tal vez con una revolución de indignados la cosa pueda cambiarse, ¿o no? La cuestión ¿podrá hacerse de forma pacífica?
No creo que con simples manifiestaciones se pueda conseguir "el cambio" en las estructuras de poder económico que una revolución debería de proporcionar. 

sábado, 2 de abril de 2011

Zapatero no ha tenido los mejores consejeros económicos a su lado.

Con su anuncio de que no se presentará como candidato reconoce algo que desde su partido se propaga, pero que no creo que desde la sociedad española esté nada claro, y es que –ya no es un buen activo para su partido-. Creo que sus compañeros no han sabido acertar con una postura objetiva y los populares-populistas- se alegran ya que saben que, hasta la fecha, es el peor enemigo que podrían tener.



En cualquier caso, el hecho de que se provoque un proceso de elecciones primarias dentro del PSOE para que exista un sucesor, será una posibilidad de recuperar terreno para la izquierda española, si de estas elecciones primarias sale un nuevo candidato con personalidad y que pueda aglutinar a la mayoría del electorado español para hacer frente al avance, previsiblemente imparable de la apisonadora populista y con ella de la derecha y su corriente más reaccionaria y españolista, que late en las últimas encuestas sobre resultados electorales.



Zapatero dice que nunca estuvo en su ánimo prolongar la incertidumbre y cree conveniente activar, después de las elecciones municipales, el mecanismo de primarias.

En cualquier caso manifiesta de forma inequívoca su decisión de agotar la legislatura y acometer las reformas pendientes para motivar la generación de empleo, problema más importante de la actual situación española.

El Sr. Zapatero, ha tenido unas ideas progresistas sociales muy importantes y así lo ha puesto de manifiesto en todas las reformas legislativas que ha acometido en sus legislaturas. El hasta aún presidente de gobierno, se ha visto siempre, escasamente arropado por el equipo económico que le acompañaba, con un gran nivel de preparación académica pero con escasa condición ideológica en su enfoque operativo, que ha hecho que las medidas económicas que se incorporaban chocaran con las sociales y fueran contraproducentes, especialmente en la progresividad del área fiscal y presupuestaria.

Por otra parte, tras las posición que puede ocupar pronto el Sr Solbes como consejero de Enel, -exprimer responsable económico con Zapatero- ¿de qué puede uno extrañarse? Sólo espero que Zapatero, en un futuro, no siga los mismos pasos que sus antecesores: González y Aznar con sendos puestos rimbombantes en empresas multinacionales energéticas (Gas Natural y Endesa) y ejemplo de bien pagados; o empezaré a creer que en España nos gobiernan más las corporaciones, que los representantes elegidos en las elecciones por el pueblo.

martes, 1 de marzo de 2011

Por decreto a 110, perjudico algo más el libre albedrío.

Yo creo que el Gobierno, con su presidente al frente está muy mal asesorado y los actos ejecutivos que promueve están mayormente equivocados. En última instancia la carga fiscal de estas medidas, que pueden ser o no técnicamente necesarias, y la que debiera soportar los gastos sociales, tendría que fundamentarse en la utilización de escalas más progresivas en todo tipo de impuestos personales, procurando el principio constitucional de la redistribución equitativa de la renta y de que pague más quien más tiene.



Si en vez de recortar algunos “derechos” de los ciudadanos, hubiera optado por subir escalonadamente los tipos en el IRPF, hubiera obtenido el mismo resultado buscado y habría conseguido además una cuestión primordial en un gobierno presuntamente progresista, como debiera ser la redistribución de la riqueza y probablemente un futuro mejor resultado en las próximas elecciones, porque el grueso de los españoles creo que es progresista y de izquierdas.

Por otra parte, el gobierno de la nación y todos los entes públicos, cualesquiera que sean, están obligados a salvaguardar los derechos constitucionales y en especial el derecho a la vida y a una vida digna. Si no se regulara el consumo, podrían darse situaciones trágicas de contaminación brutal, imaginemos el centro de una ciudad sin regulación del tráfico, con el consiguiente perjuicio para la mayoría de los ciudadanos que allí habitan.

Con buen criterio el estado debería recoger en sus decisiones el principio de la reciprocidad kantiana “…el límite de la libertad individual es el punto en que se perjudica la libertad de otro” y esa una de las razones fundamentales por las que el Estado debe legislar y no sólo para beneficiar a una serie de poderosos tecnócratas que históricamente se ha demostrado que procuraran normalmente su beneficio personal y el de los poderosos que los rodean.

La limitación de velocidad a 110 km/h en las autovías y en las autopistas parece ser una medida poco popular, y probablemente no sea nada electoralista, porque la mayoría de los consumidores la ven como un ataque personal a su libre albedrío y hubieran soportado más estóicamente una reducción del consumo provocada por la vía normal de la progresiva subida de precios en los carburantes por el mercado, que por ese decreto. Ahora si es momento de que el IVA -impuesto sobre el consumo- juegue su papel, recaudador y racionalizador de forma eficaz; pero no debiera el ejecutivo olvidar que son los tributos personales los que deben sustentar las cargas sociales.

sábado, 29 de enero de 2011

El alargamiento de la edad de jubilación no ayuda a resolver la crisis.

Contrariamente a lo pretendido la reforma de las pensiones pactada, no va a ayudar a resolver la crisis que estamos atravesando:

En primer lugar se carga el peso de la reactivación económica reduciendo el poder adquisitivo de la clase trabajadora  (de por si bastante depauperado) ya que son los trabajadores que la componen los que tienen que trabajar más tiempo para alcanzar una jubilación digna.

En segundo lugar con esta medida, se verá perjudicado el consumo privado ya que será mayor el número de pensionistas que tengan pensiones mediocres por no haber cotizado el tiempo necesario y los trabajadores tendrán que destinar más ahorro para cubrir en menor cuantía sus necesidades futuras.

Tercero, se agudizan las desigualdades entre los empleados durante más tiempo frente aquellos que han tenido menos oportunidades de trabajar; ni jubilados - los que desafortunadamente no hayan podido trabajar más tiempo y cotizado a la SS (seguridad social) - tendrán posibilidades de llevar una vida digna.

Por último y además si los que tienen trabajo tienen que trabajar más tiempo para jubilarse ¿Cuándo van a dejar que los jóvenes actualmente sobradamente preparados JASP ocupen su posición social?


Frente a tanto perjuicio, hay otros que si se benefician…, los de siempre:

Los bancos, las gestoras de pensiones y las compañías de seguros de vida, que tienen más tiempo el dinero en sus manos sin necesidad de cubrir las prestaciones -ya que mayormente todos los seguros y planes de pensiones están indiciados a la posibilidad de jubilación por la seguridad social para que los beneficiarios puedan cobrar y reclamar sus aportaciones- por lo que con esta reforma se les está facilitando un período gratuito de carencia (salvo que los contratos privados ya establecidos no se vieran afectados por la reforma, estableciendo una salvedad en la aplicación a los planes de pensiones y seguros en la ley que se apruebe en el Parlamento)

¿Está en lo cierto Cayo Lara cuándo afirma: "que la reforma del sistema de pensiones, a su juicio, está pensada para que la banca haga el gran negocio del siglo con los planes de pensiones privados"?

Creo que sus reflexiones (las del coordinador general de Izquierda Unida -por más que nos pese- son bastante acertadas y a los sindicatos y a los trabajadores, les han vuelto a endosar las consecuencias de la crisis generada por los especuladores financieros.

Los poderosos se preparan las normas sobre pensiones de forma diferente.


Los poderosos se blindan.

Este es el caso de los miembros que forman parte de la Comisión del Pacto de Toledo, los diputados, los miembros del gobierno que nos anuncian que vamos a tener que trabajar más, por la ampliación del periodo de tiempo para calcular lo que cobraremos por las pensiones, y no dan ejemplo aplicando el mismo rasero a sus propias pensiones.

Se hace una cosa y la contraria, no es de recibo que haya trabajadores que pueden acceder a un tipo de jubilación y trabajadores que tienen que aceptar lo que se diga desde la Comisión del Pacto de Toledo o el Gobierno. Pensemos en lo que pasa en las Cajas de Ahorro que ofrecen a sus empleados que se prejubilen a partir de los 55 años y cobrando el 90 por ciento del salario.

Y que decir de los expresidentes..., con sus retribuciones como asesores de empresas energéticas ¿No tendrán suficiente? que siquen cobrando pensiones vitalicias a cuenta del erario público.

La mejor forma de garantizar las pensiones futuras es generando, compartiendo empleos y potenciado la productividad, no repartiendo pobreza . Se conseguirá avanzar si se redistribuyen las rentas entre los sectores productivos y los trabajadores, fomentando el cooperativismo y las sociedades laborales; no acumulando capital en entidades especuladoras financieras y sectores públicos sin ética ni profesionalidad. Los que nos llevaron a esta crisis no creo que nos saquen de ella, más bien seguirán agudizándola.

Los jueces están haciendo camino al interpretar justamente las leyes.  La Sección Segunda de la Audiencia de Navarra considera  que devolver al banco un piso hipotecado es suficiente para saldar la deuda contraída aunque el inmueble haya perdido valor por la crisis, por lo que reprocha desde un punto de vista moral, que el BBVA siguiera reclamando las deuda.
La consideración homógenea de la valoración inicial de la vivienda en la concesión de la hipoteca y en su liquidación es una medida de equidad que ayudará a combatir la especulación.

domingo, 16 de enero de 2011

El poder eléctrico y los expresidentes de gobierno.

José María Aznar, se lucra en ENDESA y Felipe González con Gas natural.


Es normal que el común de los españoles pensemos que algo tendrán que agradecer las eléctricas implicadas a estos expresidentes de Gobierno, para ponerlos  ahora en nómina. Gas Natural fichó el 17 de diciembre del año pasado a Felipe González como consejero independiente y Endesa contrata a José María Aznar como asesor externo de sus directivos; servicio por el que el responsable del Partido Popular recibirá una remuneración de más de 200.000 euros (recordemos que durante muchos años miembros vinculados al PP han sido presidentes de Endesa: Martín Villa y Pizarro).

De hecho esto no hace más que confirmar la tesis que sostuve en su día, de que los intereses que gobiernan el sector eléctrico español son oscuros; hasta para los expertos que algo conocen de ello, véase: Los intereses espurios en la reordenación del sector eléctrico español.

El entramado existente en las organizaciones del sector eléctrico español, ha puesto en jaque en más de una ocasión, la consecución de las directrices que se pretendían desde los programas electorales de los partidos políticos una vez que unos u otros alcanzaban el poder. Recordemos que Felipe González ganó sus primeras elecciones con un programa político que aconsejaba nacionalizar el sistema eléctrico español a semejanza del modelo francés y terminó, en su última legislatura, vendiendo al sector privado gran parte de la “joya de la corona” ENDESA, corazón del extinto grupo INI, después incorporada a TENEO para su privatización.

Nada favorable que decir de lo que es Sr. Aznar ha tenido que ver en el déficit actual reconocido a favor de las empresas eléctricas y que todos los españoles -sufridos consumidores de luz- debemos de pagar de nuestros bolsillos.

Endesa asegura que ha fichado al que fuera inquilino de la Moncloa entre 1996 y 2004 para que le oriente en la estrategia, especialmente en lo que concierne a Latinoamérica, área en la que eléctrica centra su crecimiento. Una experiencia que Aznar ha adquirido en los últimos años, tras abandonar su carrera política, al sentarse en distintos consejos de administración. El más importante es el de News Corporation, el holding de medios de comunicación del magnate Rupert Murdoch.

El fichaje de Felipe González por el grupo catalán ganará algo menos que el ex presidente del PP que recibirá más de 200.000 euros por sus servicios, cuantía que podría alcanzar hasta los 300.000 en función de determinados objetivos, la remuneración está lejos del sueldo medio del resto de consejeros, que asciende a 800.000 euros por cabeza.

¿Qué conocimientos tienen en el sector energético?

Aznar se dice que desde 2009 es consejero de Doheny Global Group, una sociedad estadounidense con intereses en Europa del Este, el expresidente del Ejecutivo, a favor de las centrales nucleares, se apuntó el pasado 1 de diciembre en una organización llamada Global Adaptation Institute, para convencer a las grandes instituciones de solucionar los problemas medioambientales, con el uso de esta fuente de energía.

Su empresa, constituida días después de abandonar la Moncloa, ingresó 620.732 euros. Las cuentas muestran que Faznartella tenía 310.772 euros en caja, más 917.000 euros en inversiones financieras a largo plazo y otros 458.000 euros a corto. Unos números más que respetables si se tiene en cuenta la grave crisis económica.

Aznar, coincidirá con Luís de Guindos, ex secretario de Estado durante el Gobierno del PP y Miguel Roca líder de Convergencia y Unión; ganará casi el doble de la remuneración de González en Gas Natural. El ex líder del PSOE recibirá 126.500 euros como consejero, cantidad que puede superar los 215.000 euros si es nombrado miembro de alguna comisión.